jueves, 23 de noviembre de 2017

Reflexión Final

Esta entrega nos llevó unas cinco o seis jornadas de ocho horas para la producción. Para la postproducción dividimos las tareas para hacerlo más llevadero. Valeria se ocupó principalmente del montaje y en lo personal me enfoqué en el sonido. De todas formas, ambas participamos en las dos actividades y consultamos constantemente la opinión de la otra.

Utilizamos una cámara reflex conectada a una computadora que corría el programa AnimaShooter para poder visualizar cuadro a cuadro. El mayor problema que enfrentamos fue la imposibilidad de usar la función Onion Skin. Sin ella, no podíamos ver la progresión del movimiento sino hasta luego de tomada la fotografía, lo que nos quitaba mucho tiempo y esfuerzo ya que muchas veces era necesario volver sobre nuestros pasos y manipular una plastilina fría y sólida que se encontraba casi en la misma posición hacía 4 horas, bajo la luz de la lámpara que solo contribuía a empeorar el estado del material.

Para la producción dividimos las tareas; por lo general Valeria se encargó de manipular el programa, tomar las fotografías y supervisar cuadro por cuadro y yo me dediqué a manipular la plastilina. De una forma u otra cuando una se cansaba los roles se invertían.

Otro problema al que nos enfrentamos fue el movimiento del trípode. A pesar de ser extremadamente cautelosas, no faltó la oportunidad en que una de nosotras accidentalmente tocó el trípode causando un movimiento del cuadro milimétrico pero catastrófico. Además, la cámara solía quedarse sin batería más rápido de lo normal presumimos debido a que estaba conectada a la computadora. Sacarla de la cámara y ponerla a cargar era toda una hazaña que más de una vez nos trajo problemas, sin contar el tiempo perdido esperando la bendita luz verde del cargador para poder seguir trabajando.

Los otros habitantes de la casa en la que trabajamos más de una vez movieron el trípode (en una ocasión, unos calamitosos 10 centímetros), pero no había demasiado que pudiéramos hacer para evitarlo. De hecho lo utilizamos a nuestro favor y fue la razón para cambiar de plano en varias oportunidades.

Aquí podemos ver un fragmento del proceso.


Los sonidos fueron realizados manualmente o adquiridos de una biblioteca.

Editamos en Photoshop los cuadros correspondientes a los momentos en los que la bolita debía saltar y conservamos la cordura en el proceso. Creo.

1859 fotos más tarde, apagamos las computadoras e hicimos un pacto para no volver a tocar un dispositivo electrónico en los próximos siete días.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

FISGÓN - Claymation - Entrega Final

Incontables horas de edición y 1859 fotos más tarde, les presentamos nuestra entrega final en forma de un video de 01:23 minutos realizado mediante la técnica Stop Motion, con plastilina y efectos de sonido.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Claymation: Proceso III

Estamos editando, ya casi al borde del ataque psicótico, alrededor de 100 fotos para lograr que la bolita de plastilina salte.








miércoles, 15 de noviembre de 2017

Claymation: Proceso II

Continuamos con la entrega final. Tuvimos muchos problemas a la hora de descargar un programa con la función Onion Skin. Por lo que decidimos hacerlo con la misma "técnica" que utilizamos para la pre-entrega: un disparador inalámbrico para no alterar la posición de la cámara y comparar "a ojo" cuadro a cuadro.

Vamos lento pero seguro.

 El programa utilizado. La función Onion Skin no funciona pero al menos podemos ver cada uno de los cuadros.

En el proceso de edición la columna de plastilina marrón desaparecerá y la bolita flotará por arte de magia.




Es necesario encontrar un punto de apoyo para el brazo para no modificar el ángulo de la mano entre cuadros y combatir la fatiga muscular.

Aquí un video de un fragmento del proceso.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Claymation: Proceso

Fotos de proceso

Utilizamos cinco pares de ojos (los de la foto sumados a los que no tienen ninguna porción violeta) para lograr un parpadeo fluido. Mirándolo en retrospectiva fue el movimiento más fluido de toda la obra justamente porque tuvo muchos cuadros para una acción de 0.1 segundos.


No utilizamos ningún programa de Stop Motion pero sí un disparador remoto controlado por la tablet para evitar alterar la posición de la cámara.



Proyecto: Claymation

Luego de múltiples inconvenientes a la hora de coordinar horarios y decisiones, el grupo se disolvió a la mitad, quedando dos integrantes en cada grupo. Con Valeria decidimos realizar un proyecto de Stop Motion.
En esta primera aproximación probamos los materiales. La historia irá complejizándose, pero por lo pronto empezamos a analizar cómo lograr fluidez en el movimiento.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Proyecto Final

Para este último trabajo decidimos aplicar los conceptos aprendidos en un video que combine técnicas de VideoClip y Stop Motion. Esto es, lograr el encuentro entre dos mundos opuestos como lo son la animación y el exceso de información que entrega audiovisualmente el videoclip.

Comenzamos con pequeñas pruebas para analizar la relación entre ambas técnicas:

Con respecto al Storyboard, seguimos en proceso de discusión sobre su desarrollo.

Reflexión Final

Esta entrega nos llevó unas cinco o seis jornadas de ocho horas para la producción. Para la postproducción dividimos las tareas para hacerl...